Joyería natural, única e irrepetible. Para Conchita Demar cada pieza cuenta una historia. Puede ser el sonido, la textura, los colores, la forma, todos o uno, en la delicada composición de conchas, o lo que es igual a carbonato cálcico, elemento fundamental en la naturaleza que ha sido capturado por un ser vivo y depositado en el mar o en la tierra. Todas las estructuras de la vida están hechas de carbonato cálcico y sus formas siguen diseños matemáticos como geometrías esculpidas por la naturaleza que combinamos con pasta vítrea, vidrio artesanal, gemas y piedras semi preciosas, conseguidas directamente en las zonas de producción a pequeña escala.

Estos materiales se completan con otras joyas creadas por la naturaleza como son el coral rojo y las perlas del Caribe, que reflejan el origen hispano-venezolano de Cochita Demar, todas ellas traídas directamente de la cooperativa de cultivadores artesanales de Isla Coche, en Nueva Esparta, Venezuela.

¡Bienvenidos a nuestro mundo!